Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» Yo CLAUDIO, un clásico impresionante.
Vie 21 Feb 2014 - 6:18 por VARIANTES

» Mis libros
Lun 30 Dic 2013 - 14:05 por Lucho2000

» Mis Dos monedas Arqueologicas
Mar 24 Sep 2013 - 13:00 por VARIANTES

» Me presento
Lun 19 Ago 2013 - 5:20 por VARIANTES

» 1.500 celtíberos resistieron a Roma en la ciudad de Numancia
Jue 1 Ago 2013 - 20:52 por Zahir Rojo

» Odyssey ha recuperado 61 TONELADAS DE PLATA
Miér 24 Jul 2013 - 8:48 por VARIANTES

» Tesoro compuesto por más de 2,500 áureos.
Jue 11 Jul 2013 - 8:30 por Zahir Rojo

» Novedades a la venta en Mercado Libre - Julio 2013
Jue 4 Jul 2013 - 22:10 por Zahir Rojo

» Enlaces: How ancient coins were made y Roman mints
Dom 30 Jun 2013 - 11:47 por Duxraf

Julio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




La estrella de ocho puntas en la moneda arqueológica

Ir abajo

La estrella de ocho puntas en la moneda arqueológica

Mensaje por Duxraf el Dom 21 Abr 2013 - 15:08

La estrella de ocho puntas fue un símbolo de representación solar y demostración de la divinización original del astro rey. No obstante de origen pagano y atribuida a buena parte de las culturas antiguas, comenzó gradualmente a ser utilizada por las creencias posteriores y acuñada en las monedas.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Cuadrante ibérico – Oretanos. Moneda de bronce de 14-15 mm y 3,4 g, acuñada por los pueblos oretanos a mediados del siglo II a.C., en la ceca de Kastilo / Castulo (Hispania Ulterior) Anverso: cabeza de varón, diademada y con ínfulas, mirando hacia la derecha. Reverso: jabalí en pie, hacia la derecha, encima estrella de ocho puntas. Exergo: ka.ś.ti.lo en caracteres ibéricos. Catálogos: CNH Villaronga 334.29, Vives 68.10.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Moneda imperial de Cesar Augusto del 24 a.C., que en el reverso presenta una estrella de ocho puntas (RIC 271). La estrella ya era utilizada antes de Constantino I.
La representación de esta estrella sería por la que apareció en el 44 a.C., cuando murió su padre, Julio César, no obstante los numismáticos han sido incapaces de explicar por qué está junto al retrato de Augusto en estas monedas. "El significado de la estrella en frente del busto imperial no está claro", admiten Burnett, Amandry, y Ripolles (1992).




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Antoniniano de Filipo I, 248 d.C. La corona irradiada de rayos puntiagudos, representa a los rayos del dios-sol romano y del dios sol griego Helios.


Arrio (256 – 336 d.C.) fue un presbítero de Alejandría nacido en Libia y creador de la corriente herética o heterodoxa (para el catolicismo) llamada arrianismo. Por supuesto que nadie, al menos en la antigüedad creaba una herejía con las intenciones de que esta lo sea, sino por el contrario, era (a su juicio) para modificar o reactualizar ciertos conceptos con los que no estaba de acuerdo respecto a su credo base.
La creencia arriana, parecería tener muy pocos puntos en desacuerdo con el catolicismo, no obstante esta “pequeña” desavenencia no se opone concretamente a algún punto doctrinario; contrasta directamente con el dogma de fe, mas tarde conocido como “Credo Niceno”.
La Iglesia Católica dice en el texto original (Concilio de Nicea I, 325 d.C.):

“Creemos en un Dios Padre Todopoderoso, hacedor de todas las cosas visibles e invisibles.
Y en un Señor Jesucristo, el Hijo de Dios; engendrado como el Unigénito del Padre, es decir, de la substancia del Padre, Dios de Dios; luz de luz; Dios verdadero de Dios verdadero; engendrado, no hecho; consubstancial al Padre; mediante el cual todas las cosas fueron hechas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra; quien para nosotros los humanos y para nuestra salvación descendió y se hizo carne, se hizo humano, y sufrió, y resucitó al tercer día, y vendrá a juzgar a los vivos y los muertos.
Y en el Espíritu Santo.”

Es decir que el catolicismo confiesa en su credo el trinitarismo (no confundir con triteismo) o la igualdad de las tres personas de la Trinidad (Padre, Hijo, y Espíritu Santo). Este credo, se irá reafirmando y más tarde se oficializará (Concilio de Constantinopla I, 381 d.C.) pero de todas formas ya existían desde los albores del cristianismo, muchos defensores de él. Así como tantos defensores, hubo también muchos detractores como los arrianos.
El arrianismo defendió una creencia teológica unitarista que afirmaba que el Hijo (Jesucristo) no existió desde siempre, y fue la primera creación del Padre (Dios) y aunque tenía atributos divinos no era Dios mismo.
Esta disputa cristológica que pudo haberse desarrollado desde antes de Arrio (se afirma que ya la argumentaba Pablo de Samosata en su adopcionismo, 200 – 272 d.C) fue más o menos aceptada (al igual que el catolicismo) desde las primeras épocas del cristianismo romano, o sea desde épocas de Constantino I El Grande (272 – 337 d.C).
Constantino I El Grande fue Emperador de Roma desde el 306 al 337 d.C. y al igual que buena parte de sus soldados (no hay que olvidar que el también lo era) creía en un dios asociado a la camaradería y traído por las legiones desde el oriente medio; su nombre era “Sol Invictus” y fue un sincretismo sirio-persa-helenístico entre los dioses solares “El-Gabal” (latinizado como Heliogábalo) Mitra, y Helios (Sol).


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Chatón de anillo de un legionario romano con cruz estrella, representando al Sol, siglos I al III. De la colección del autor.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Constantino I AE3. CONSTANTINVS MAX AVG (RIC VII 38, emitida alrededor de 328 a 329), tiene una estrella en el exergo. Algunos estudiosos creen que la estrella conmemora la residencia de Constantino en Constantinopla, porque él adoptó la estrella como símbolo personal.


Pero en el año 312 d.C., ocurriría un suceso que cambiaria la historia de la humanidad; fue antes de la Batalla del Puente Milvio, en la que Constantino enfrentó al emperador Majencio, derrotándolo y terminando con la tretarquía, que tuvo una visión; por encima del sol se alzó una cruz luminosa y estas palabras: “In hoc signo vinces” (“En este signo vencerás” o “Con este signo vencerás”). Luego según fuentes de la época (Eusebio entre otros), afirmaron que por la noche Constantino soñó con Cristo quien le encomendó pintar ese mismo signo de los cielos en los escudos de los soldados. Este signo era el Crismón, que es un cristográma o monograma de Cristo y está formado por las letras griegas Χ (ji) y Ρ (ro) las dos primeras del nombre de Cristo en griego (Χριστός) superpuestas. Con este signo también creó un nuevo estandarte un “lábaro” para las batallas que reemplazaría al “vexillum” y al estandarte anteriormente usado: él de el águila y las iniciales S. P. Q. R. (Senatus Populusque Romanus, Senado y Pueblo Romano), al menos hasta épocas de Juliano el Apóstata.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Moneda con cristograma “labarum” RIC VII 394 Medio centenional (1,6 g / 14 mm) Moneda de bronce acuñada en Arelate (que entonces se llamaba Constantina), en el año 336. Anverso: CONSTAN (TI-NVS MAX AVG) Busto del emperador con diadema, hacia la derecha. Reverso: (GLOR-I) A EXER(C-ITVS) Dos soldados estantes, portando sendas lanzas y escudos; entre ellos, estandarte militar con cristograma (labarum). Exergo: (P/S? CONSTantina). El Crismón se representó por primera vez en el año 315 d.C. sobre un medallón argénteo en el que puede verse grabado sobre el yelmo del emperador.

De todas maneras, se estima que Constantino nunca profeso el cristianismo, excepto quizás en su lecho de muerte, donde fue bautizado por Eusebio de Nicomedia, un obispo arriano. Al firmar junto a Licinio el Edicto de Milán (313 d.C.) acepta la libre elección religiosa favoreciendo la expansión del cristianismo, quizás por razones políticas o por influencia de su madre Santa Helena (250 – 329 d.C.) que se estima que provenía de una familia cristiana.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Helena AE3. 318-319 AD. HELE-NA NF, estrella de ocho puntas en guirnalda de laurel, sin marca de ceca. RIC VII 50, Cohen 14, LRBC 821.


Debido a las disputas cristológicas entre católicos y arrianos y con el riesgo de fragmentar a una religión que se advertía muy diferente a las demás en muchas índoles, en el año 325 d.C., Constantino convocó en el Concilio de Nicea I, a 318 obispos de ambas vertientes.
De los 318, 18 apoyaban la creencia unitarista arriana, aunque terminó predominando la idea de la consubstancialidad (homoousios, la misma sustancia entre Padre, Hijo y Espíritu Santo) y solo 2 de los 18 (Eusebio de Nicomedia y Teognio de Nicea) defendieron la postura hasta el final. Arrio y los obispos fueron desterrados a Iliria (Península de los Balcanes). Más tarde, en los Concilios (no aceptados por la Iglesia Católica) de Tiro y Jerusalén (años 335-336 d.C.), Constantino no solamente suavizó su postura con los arrianos sino que desterró al obispo anti-arriano Atanasio de Alejandría.
Constantino I, jamás renunció a su título de “Pontifex Maximus”, es decir, líder de la religión pagana, y esa elección religiosa se vio plasmada en las monedas que representaban al dios-sol en una de sus caras.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Follis (5,10 g). 309-310 d.C. ceca Lugdunum. IMP CONSTANTINVS PF AVG, INVIC SOLI-TO COMITI, Sol de pie, cabeza hacia la izquierda, mano derecha levantada y sosteniendo globo en la izquierda.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Constantinopla y la loba amamantando a los gemelos (símbolo de Roma) en una moneda conmemorativa de Constantino I. Las dos estrellas del reverso representan los Dioscuros (Cástor y Pólux, hijos de Zeus).


Pero también, y por cuestiones políticas terminó aceptando al arrianismo, ya que los arrianos eran mayoría en el Imperio Romano de Oriente (Constantinopla). Algunos investigadores afirman que mientras los católicos eran representados simbológicamente con el crismón, los arrianos lo eran con la “estrella de ocho puntas”, la cual representaba “un solo Dios resplandeciente”, asociado al dios sol.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Follis (2,92 g / 18 mm) Moneda de bronce acuñada en la 1ª oficina de Siscia, entre los años 328-329. Anverso: CONSTAN-TINVS AVG. Busto laureado del emperador, hacia la derecha. Reverso: PROVIDEN-TIAE AVGG. Entrada de campamento con 9 hileras de bloques (la última decorada con glóbulos). Arriba, dos torreones esféricos y una estrella central de ocho rayos. Exergo: ASIS doble creciente.

A Constantino I le suceden sus tres hijos: Constantino II (316 – 340 d.C.), Constante (320 – 350) y Constancio II (317 – 361) repartiéndose el imperio y gobernándolo: Constantino II en la Galia, Britania e Hispania desde el 337 d.C. al 340 d.C., Constante en Italia, África y las provincias ilíricas entre el 337 d.C. y el 340 d.C., y Constancio II en Constantinopla y todo Oriente desde el 337 d.C. al 361 d.C.
Constantino II, el mayor de los hermanos fue quien liberó al obispo católico Atanasio de Alejandría (fue desterrado en 335-337, a Tréveris, por Constantino I, en 339-345, a Tréveris, por Constancio II, en 356-361, al desierto egipcio, por Constancio II, en 362-363, por Juliano el Apóstata, y en 365, por Valente) para oponerse a su hermano Constancio II, que gobernaba el Imperio Oriental y era arriano. En el año 340, Constantino II invadió Italia para destronar a su hermano Constante, pero fue derrotado y muerto en Aquilea.
Constante, se hizo de los territorios francos de su derrotado y fallecido hermano y fue defensor de la ortodoxia cristiana, es decir, del catolicismo, mientras su hermano Constancio II gobernante del oriente, siguió firme en su creencia arriana al punto de convocar al Concilio de Sárdica (343 d.C.) en el cual se intentó conciliar a las corrientes para fundirse en una suerte de semi-arrianismo.
Pero en el año 350 d.C., el general Magnencio se proclamó emperador y atacó a Constante quien luego de huir, murió en la Galia.
Dispuesto también a vencer al último sucesor de Constantino I, Constancio II, el usurpador Magnencio se presentó en la Batalla de Mursa Major en el 351 d.C., donde fue derrotado por las topas del emperador. Toda Italia se sumó a la causa legitimista y el usurpador retrocedió hasta la Galia para rearmarse. Se presentó nuevamente a batalla en el 353 d.C. (Batalla de Mons Seleucus) y se suicidó luego de la derrota.
Constancio II quedó como único emperador. Su imperado se caracterizó por la persecución y la prohibición bajó pena de muerte (356 d.C.) de todos los ritos paganos y por la destrucción o conversión de los templos. Hacia el fin de sus días, gobernar tamaño imperio le fue muy difícil, y para solucionar el tema de las fronteras (o los distintos frentes), nombró Cesar al único familiar varón que quedaba con vida: Juliano (el Apóstata, hijo de un hermanastro de su padre, Constantino I) quien lo sucedió en el poder luego de que muriera de fiebre en el 361 d.C.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Medio centenional de Constantino II en el cual se observa el “labarum”


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Medio centenional de Constante también con un “labarum”.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Medio centenional de Constante con estandarte que presenta una estrella de ocho puntas.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Follis de Constancio II. Sobre la puerta del campamento se observa una estrella de ocho puntas.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Tésera de la estrella de Constancio II, del catálogo Monedas Romanas, El Bajo Imperio, de Damián Salgado.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Centenional de Constancio II con crismón. Esta moneda es muy interesante, ya que el reverso es típico de las monedas de Magnencio y Decencio (rivales de Constancio II) por ese motivo se estima que fue acuñada durante la Revuelta de Poemenius.

Juliano el Apóstata como su sobrenombre lo indica quiso reinstaurar el culto pagano, pero ya no podía detenerse la diseminación del cristianismo, y su corto reinado (361 – 363) respecto a sus pretensiones, fue un fracaso.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Moneda de Juliano el Apostata en la que puede observarse en su reverso a la representación de los misterios mitraistas (el toro) y dos estrellas de ocho puntas.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Moneda de Juliano que en su anverso presenta a la diosa Isis sobre una barca. Juliano intentó un retorno al paganismo.

A la muerte de Juliano en la campaña persa, le sucedió por un período de ocho meses, el general Joviano, que era su segundo y de religión cristiana y que murió en campaña posiblemente intoxicado.
En el año 364, fue nombrado emperador Valentiniano I (321 – 375 d.C.), quien al poco tiempo nombró a su hermano Valente (328 – 378 d.C.) co-emperador (collega). Valentiniano gobernó Italia, Iliria, Hispania, Galia, Britania y África, y Valente la mitad oriental de la Península Balcánica, Grecia, Egipto, Siria y Asia Menor hasta Persia. Ambos se suponían arrianos. Valentiniano I murió en el 374 d.C. cuando en una violenta reunión, unos embajadores de la tribu germánica de los quados le lanzaron una vasija en la cabeza.
Valente, emperador del Imperio de Oriente, quien dejo asentarse en parte del imperio romano a los visigodos quienes también eran arrianos, convertidos por el sacerdote llamado Ulfilas en el año 332 d.C. aproximadamente, murió en extrañas circunstancias en la Batalla de Adrianópolis en el 378.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Moneda de Valente en la que puede verse el labarum y la estrella de ocho puntas.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Extraña moneda de Valente con el dios egipcio Anubis en el reverso.

Paralelamente, el espacio dejado por la muerte de Valentianiano I en el Imperio de Occidente, fue ocupado por Graciano el Joven (359 – 383 d.C.), quien gobernó desde el 375 hasta su asesinato en el 383 a manos del general Andragatio, y compartió el Imperio con su hermano Valentiniano II. Con graciano comenzó el final del arrianismo en el poder de Roma. Graciano también combatió el paganismo y fue el primer emperador en rechazar el título de “Pontifex Maximus”.
Valentiniano II (371 – 392 d.C.) fue emperador de Occidente desde el 375 al 392, exceptuando el período en que el usurpador romano Magno Máximo gobernó en la pars occidentalis del Imperio romano desde 383 hasta su muerte en 388 a mano de sus tropas. Valentiniano II, se ahorcó o fue asesinado por Arbogastes, una suerte de carcelero impuesto por Teodosio I (347 – 395).
Teodosio I el Grande fue emperador de Oriente desde el 379 y de todo el Imperio desde el 392 hasta su muerte en 395. El 27 de febrero de 380, declaró al cristianismo católico como única religión imperial y prohibió la "adoración pública" de los antiguos dioses.
En el año 476, cae el Imperio Romano de Occidente en manos de la tribu bárbara de los hérulos, comandados por Odoacro quien destituyó a Rómulo Augústulo, (de 15 años) que fue el último emperador Romano de Occidente. Pero hacia el 489 la Roma de Oriente del emperador Zenón, junto a los ostrogodos de Teodorico el Grande, invadieron a Odoacro obligándolo a rendirse en el 493. En el 494 Teodorico fue proclamado rey de Italia y reconocido por Anastasio, emperador de Oriente. Luego de su fallecimiento en el 526, estalló una guerra civil, y en el año 555, Justiniano, emperador romano de Oriente decidió convertir a Italia en una provincia bizantina, dispersando a los ostrogodos quienes pronto desaparecieron como pueblo.
Los otrogodos (godos del este) fueron alguna vez, parte del pueblo godo, separado luego de las invasiones de los hunos en el año 370 d.C., a la otra parte se les llamó visigodos (godos del oeste).
Durante el reinado de Gesaleico entre el 507 y 511, los visigodos hicieron un repliegue táctico sobre Hispania (por amenazas de los francos y los borgoñones) pero a la muerte de este, solo Teodorico el Grande, un ostrogodo, pudo regentear a los visigodos (Amalarico era menor de edad). Amalarico (500 - 531) Fue rey de los visigodos desde 511 al 531, él y los sucesivos reyes, asentados en lo que hoy es el norte de España, diseminarían el arrianismo, haciéndolo religión oficial del reino. Luego de Amalarico comenzó el Reino Arriano de Toledo, y sus reyes fueron: Teudis: 531–548, Teudiselo: 548–549, Agila I: 549–551, Atanagildo: 551–567, Liuva I: 567–572 y Leovigildo: 572–586.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Moneda visigoda de Chindasvinto (642-653) en la cual puede observarse en su reverso una cruz y una estrella de ocho puntas.


A Leovigildo le sucedió Recaredo (586 – 601) quien en el 589 convocó el Concilio de Toledo III, donde abjuró del arrianismo y se convirtió al catolicismo. El Reino católico de Toledo solo duraría 125 años más, hasta el 711 y el reino visigótico en España (es decir el mismo de Toledo, pero gobernando desde otras zonas como la Tarraconense, Septimania y Tudmir) sería depuesto con su último rey Atanagildo hacia el 779, por Abderramán I, líder de un nuevo reino invasor.
La conquista y asentamiento árabe-musulman de Hispania fue un lento proceso que comenzó en el 711 y se prolongó hasta el 1492, con la derrota del Reino de Granada por las Coronas de Castilla y Aragón. Los musulmanes (de “muslim”, “que se somete”) o Islam son una de las tres grandes religiones monoteístas llamadas “del libro” o “abrahámicas” (judaísmo, cristianismo e islamismo), basada en el libro del Corán y fundada en La Meca en el 622, por el profeta Mahoma. La premisa fundamental es que “No hay más Dios que Alá” y al igual que el judaísmo y el cristianismo, creen en uno y en el mismo Dios al que llaman Alá (Al-lāh, el Dios).
En la antigüedad, para algunos judíos e islámicos, era muy difícil la comprensión y la aceptación del dogma de la Trinidad que exponían los católicos, inclusive algunos tildaban a los católicos de politeístas o triteistas (es decir, de adorar a varios o al menos a tres dioses), y congeniaban mejor con otras ramas cristianas como el arrianismo ya que como se ha explicado, los arrianos eran unicistas o unitaristas.
Entre los años 715 y 717, en al-Ándalus (España), se utilizó la estrella de ocho puntas (tertésica, gadeiro, Rub el hizb, o estrella de Salomón, que ya era utilizada en la antigüedad para representar al sol, luego emparentándola con un único Dios arriano, y luego para el islamismo representando también el paraíso), en la acuñación de las primeras monedas islámicas de la Península Ibérica.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Este “sólido omeya” de oro (4,16 gramos de peso), presenta en su anverso la estrella de ocho puntas junto a una leyenda en latín que dice: FERITOSSOLIINSPANANXCI (FERITOS SOLIdus IN SPANia Anno XCI) “Solidus acuñado Hispania en el año 91” y en su reverso una leyenda en árabe que dice: en el centro: حمد ر سول الله “Muhammad es el enviado de Dios” y en la orla: ضرب هذا الدينر بالأندلس سنة ثمان وتسعين “Este dinar fue acuñado en al-Andalus en el año 98”.

Las primeras emisiones islámicas en Hispania fueron los dinares acuñados en dos idiomas (latín y árabe) que imitaban a los sólidos bizantinos.
Si se tiene en consideración que realmente el arrianismo no desapareció de España con la abjuración de Recaredo (se estima que subsistió hasta el siglo IX), ya que el pueblo seguía confesando el arrianismo, que era la fe en que se había formado, y “cuanto más lejos de Toledo, mas arrianos existían” (por ejemplo en al- Andalus), se presume (es mi hipótesis) que la “estrella de ocho puntas” en las primeras monedas islámicas representan de manera coasociada el símbolo arriano de “un solo Dios”.









avatar
Duxraf
Admin

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 21/04/2013

http://conuan.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.